Se ha producido un error en este gadget.
La cultura, la escritura, la lectura y su fomento son los pilares del Blog.
Las entradas del Blog son principalmente:
| Presentaciones online de libros | Aportación de poesía y relatos originales | Recomendaciones culturales y de lectura | Opinión y crítica literaria | Programas de fomento de la lectura y la escritura |

Los miembros del Blog tienen libertad en sus opiniones siempre que se ajusten a la temática y cumplan con unas normas básicas de respeto y de ética.
En nuestro Blog se valoran todas las ideas de los miembros y se trabaja en equipo.
Se permiten nuevas incorporaciones mediante la proposición de los integrantes.
| contacto |

sábado, 31 de enero de 2009

Contrapunto

Cuando Segismundo, en la soledad de su torre, concluye el monólogo sentenciando " los sueños, sueños son", establece en contrapunto barroco a la idealización poética renacentista.

Desde entonces, utilizamos su frase como despertador literario para las noches vividas con sueños truncados.

Pero en realidad, no debería ser una frase pesimista. El camino que recorre el príncipe polaco para salir a la luz de su libertad no es otro que el del sueño, la sombra y la ficción. El espìritu platónico de la obra, reviste el sueño de dramatismo para despertarlo en óptimo final.

Literatura aparte, en la línea de lo que comenta Fernando, el hombre avanza porque sueña.
Sueños grandes y robustos que se impulsan con fuerza y cambian los rumbos.
Sueños efímeros y frágiles, como pompas de jabón asociadas al arco iris de su transparencia.
Sueños comunes y propios. Fugaces y eternos. Con edad y sin tiempos.

Yo sueño dormida y construyo sueños despierta con palabras, con imágenes, con color.
Tras la lectura; tras una música; con otras gentes; conmigo misma; desde una playa; en hora incierta; oliendo a lluvia; entre el silencio. Para seguir.

Hoy he soñado bajo las caprichosas formas de las nubes y mi sueño me ha llevado hasta la calma del bien estar En ella estoy y desde ella os saludo, compañeros de la palabra.

¿Albergan sueños vuestras nubes?

viernes, 30 de enero de 2009

El secreto del alma redimida

Al vapor de vuestras elucubraciones sobre la fantasía, he recordado unos versos de Unamuno: “El secreto del alma redimida:/ vivir los sueños al soñar la vida”. Y los enlazo con una sentencia de Shakespeare en la que viene a decir que “estamos hechos de la misma sustancia de los sueños”. Esta es la sustancia que constituye –substancialmente- al ser humano, que nos diferencias de otras especies creadas y que nos unifica por encima de todas las diferencias étnicas, culturales o sociales: Que soñamos. Que nos alimentamos de sueños..., y que tenemos capacidad de producirlos...

Los sueños han hecho la técnica y han hecho las ciencias; han hecho las religiones y han hecho las civilizaciones. No las han hecho otras especies. Lo ha hecho la nuestra... Por eso, porque soñamos, porque somos animales soñadores…Y s por eso mismo necesitamos leer: para alimentarnos, para alimentar y hacer inextinguible nuestra especie. No hay nada que fascine más a un ser humano que una buena historia.

Para que la humanidad avance, necesitamos sorber sueños y gurgitar sueños...

jueves, 29 de enero de 2009

imaginación: ¿fantasía o inferencia?

La imaginación es un ejercicio de la mente basado en la abstracción de la realidad, con el fin de dar soluciones y buscar ideas a necesidades, deseos o problemas.

Si la idea que surge de la imaginación puede originar deducciones, consecuencias y resultados trazables, recibe el nombre de inferencia; si idealiza lo irreal, recibe el nombre de fantasía.
(del libro Creatividad aplicada a la empresa, de Romero Higes).

Me quedo con la imaginación global ("inferente" y fantástica) de Dalí,
la inferencia (pese a plagios) de Thomas Alva Edison
y la fantasía de Roald Dahl.

Lecturas: "La elegancia del erizo"

He comenzado a leer el libro de Muriel Barbery, La elegancia del erizo, (L´élégance du hérisson), y a cada paso me encuentro con frases que la autora recoge para argumentar sus capítulos. Las frase son contundentes sin llegar a ser lapidarias. Su forma directa de exponerla hace que todo lo que sigue, a la frase en cuestión, cobre un cierto interés. Una que me ha llamado especialmente la atención es:

"Los que saben hacer las cosas, las hacen; los que no saben, enseñan a hacerlas; los que no saben enseñar, enseñan a los que enseñan, y los que no saben enseñar a los que enseñan, se meten en política".


Como se puede comprobar el razonamiento es apodíctico y meridiano rozando las cabezas de los hábiles, los inútiles, los docentes y especialmente a la de los políticos. Estos, por no poseer cerebro se convierten en las "masas grises" que nos dirigen. Así nos va. Acertada o desacertada, la frase recogida en el libro cuestiona el estatus de algunos empujándolos a una catarsis... Aunque creo que es difícil que éstos últimos, los de la empresa llamada "Política" que no tiene que ver con la "politeia", se enteren de por donde tienen que ir.

Recomiendo esta novela publicada en Seix Barral, en el 2007 por su forma divertida de presentar, de forma tierna y original, el cómo alcanzar la felicidad gracias a la amistad, el amor y el arte. Un himno a la vida con cadencias de ironía "a la francesa" que nunca está de más. De no leerla podéis esperar a ver guionado este "román" en una divertida "peli" que el cine de autor está realizando.

miércoles, 28 de enero de 2009

Sauce ciego, mujer dormida

No os extrañe el título. Se trata de un libro de relatos de Haruki Murakami. Y también uno de sus relatos. Tengo que reconocer que me encanta este autor porque jamás sabe uno con precisión cuándo te encuentras en la realidad y cuándo en la ficción, en la otra realidad. José María ha definido ese espacio como algo que pertenece a los hombres, la fantasía. Os transcribo un fragmento del relato:

Ella garabateó algo en una servilleta de papel. Hizo un dibujo. Pero el papel de la servilleta era demasiado blando y la punta del bolígrafo no se deslizaba bien por su superficie. Con todo, la novia de mi amigo dibujó una colina. En la cima había una casita. Dentro de la casita había una mujer durmiento. Alrededor de la casita crecían los sauces ciegos. Y eran éstos los que le provocaban el sueño.

- ¿Y qué diablos son los sauces ciegos?, pregunto mi amigo?
- Pues esos árboles de ahí.
- Jamás he oído hablar de ellos.
- Es que ,e los he inventado yo -sonrió ella-. Los sauces ciegos tienen un polen muy fuerte y cuando unas pequeñas moscas portadoras de ese polen penetran en el oído de una mujer, ésta se queda dormida.

Hasta aquí el fragmento.

Creo firmemente que los humanos necesitamos de la fantasía tanto como de la realidad. Es nuestro otro yo. La fantasía, nuestro otro yo, no es nuestra imagen en el espejo, que siempre es falsa porque es invertida a nosotros. La fantasía es nuestra creatividad. Considerar al Quijote como sano mentalmente, o tantas cosas como Manuel ha expresado poéticamente de forma magistral y José María ha sintetizado con esa palabra de fantasía.

Hace unos días escuchaba por la radio que han abierto un concurso de ideas para proponer otros finales a películas clásicas, como Casablanca, etc. ¿Qué necesidad existe de esos nuevos finales? La fantasía.
En este arte es un maestro Murakami.
Feliz noche, amigos

Soñar es lo del hombre

Hay veces en las que el lenguaje sugiere más que dice.

Entonces, lo simbólico —lo más propio del hombre—, adquiere especial relevancia.

Tu entrada, Manuel (“Página en Blanco” 27-Enero), expresión fantástica de lo real-imaginado, encierra todo el caudal de la fantasía onírica: “gramática de sueños”, “cordura de Alonso Quijano”, “diccionario de muecas”, “Lazarillos y Celestinas, de nuevo reinventados”… 

Parecieras querer ser un revivido Diablo Cojuelo para ver, desde lo alto, entre las oscuridades de las plomizas nubes, los sueños de las gentes que, a la par que son, se imaginan vivir como princesas prisioneras de monstruos, a la espera del caballero andante que “desface” maléficos entuertos de truhanes malandrines…

Negar a la vida la profundidad simbólica del sueño, de la ilusión, de la fantasía es, sencillamente, colocarla en el estante de las cosas inservibles, a las que le falta el alma. Este anaquel —el de las cosas sin alma— es numeroso entre los que no sueñan, quizás porque no viven.

Manuel, tu comentario a la entrada de Antonio Espinosa (“La realidad no es mi fuerte”, “La fantasía es mi fuerte”), rompe el guión lógico de lo real y coloca nuestra indagación en el ámbito del sueño. No hay aquí ningún “genio maligno” que nos haga percibir lo inexistente… Simplemente hay hombres que porque sueñan, son.

martes, 27 de enero de 2009

¿Página en blanco?














Hoy he imaginado como serían un diccionario de muecas, un glosario de "tequieros", una gramática de sueños...

He pensado en escribir un Índice Prohibido de pasiones, un misal de pecados, el Corán escrito en verso...

Inventar un Quijote que esté cuerdo, una Lazarilla, un Celestino; un año de soledad, noventa y nueve de besos...

Me he decidido a compilar una enciclopedia de requiebros, empezando por la Z, ¡cómo no!, de Zalamero...

Comenzaré ahora mismo con un vocabulario de risas, un incunable (mañana), un rotativo manuscrito con una caja de lápices de colores, de esas que eran de lata...

Un curso de "piriñaque", un catálogo de encuentros, una guía de miradas, una revista de garabatos que edite un número nuevo cada muy poquito rato...

Y terminaré algún día redactando un testamento, un testamento que reze "Nacido en septiembre, el día 13..."

El amor como seña de la cultura de nuestro tiempo

Después de comer, la consabida cabezada sentado en el sillón azul con motas blancas, en relieve, que detectan las yemas de los dedos. A duermevela uno sabe que se encuentra plácidamente sentado en ese sillón: basta para ello pasar los dedos y sentir los relieves de la tapicería. Es hora de salir de la obnubilación. Entonces despiertas lleno de vigor, te diriges al despacho y tomas en tus manos un libro. Hoy le ha tocado en suerte a la Antología Poética de Ángel González, prologada por el poeta Luis García Montero. Ángel González ha sido premiado con el Premio García Lorca de poesía.
Leo algo sobre el amor. Un poema bellísimo que transcribo:
Eso era amor (Título)

Le comenté
-Me entusiasman tus ojos.
-¿Te gustan solos o con rimel?
-Grandes,
respondí sin dudar.
Y también si dudar
me los dejó en un plato y se fue a tientas.

Traigo este poem a colación para poner sobre la mesa el amor como manifestación de la cultura de un pueblo en un momento dado.

Pregunto con la ingenuidad maldita de quien conoce de antemano la respuesta:
¿Cuál sería el diálogo poético hoy? Pero, ¡qué digo poético!
Feliz tarde a todos.

lunes, 26 de enero de 2009

El club de la lectura

Mi querido amigo, después de luchar con el blog y este frenesí de las contraseñas he podido entrar y añadirte a mi blog. Primero, felicitarte por esta gran idea de compartir entre amigos la riqueza de la palabra escrita. Un blog como el tuyo dará para disfrutar de la mejor literatura comentada; segundo, es la mejor ocasión para sugerir y agrandar sugerencias.

Y a propósito se me ocurre la idea de poder compartir en este blog comentarios de libros que algunos de los visitantes más asiduos propongan y que en el trascurso de un mes, máximo, podamos volver con comentarios sobre el mismo. Sería como un club de la lectura pero sin café por medio. ¿Qué te parece?

Bueno amigo, fuera de divagaciones y propuestas ideales, gracias por este blog. Un abrazo. Faustino

De nuevo, en nuestra Plaza Pública

Me parece un excelente proyecto el que nos hace Manuel: abrir un blog en el que “los amigos” podamos volcar nuestras ideas y vivencias sobre temas de interés común: la cultura, la lectura, la comunicación humana y cualquier otra expresión que nos acerque al hombre. Recuerdo, ahora, una frase, antigua ya por sus esencias clásicas, de Cicerón en su Tratado “De Amicitia”: “Pares cum paribus facillime congregantur”. Los iguales se unen a los iguales para trazar proyectos, para lograr objetivos…, para hablar de sus cosas… Lo hacían también los clásicos en sus ágoras públicas. Como afirma Manuel, puesto que somos iguales en nuestras inquietudes literarias, sociales, humanas…, nos paramos un rato en el pórtico de esta nuestra ágora virtual para cambiar impresiones, contándonos lo nuestro, cambiando puntos de vista sobre nuestras cosas.

Hace un par de años, en una publicación que se gestó también en un blog (“Encuentros en el Ágora”. Fernando Jiménez-José María Carrascosa), transcribí algo que puede servirnos hoy de pórtico. En un viejo libro, el “DIARIO” de Henri Beyle (Stendhal), escrito en 1801, encontré una frase romántica, poética y profundamente humana: “El arte de escribir un diario está en conservar en él lo dramático de la vida”. Para Stendhal, sin duda, su diario era un blog digital, un cuaderno de memorias, que propiciaba sus encuentros, en el que volcaba sus ideas y a través del cual establecía su comunicación filosófica y poética. Decía Henri Beyle con entonación exclusiva: “Todo lo que me aleja del corazón del hombre, carece de interés para mí”. Éste ha de ser nuestro secreto en el blog: el corazón del hombre, lo humano de nuestro decir y ser: la cultura, la escritura, la lectura, su fomento…Todo, de múltiples maneras, sin dudarlo, tendrá interés para nosotros.

Es muy agradable sentir de nuevo en un “blog” a Fernando y a Antonio, junto a Manuel, nuestro común amigo, hablando, como siempre, con dispares, pero seguras, voces. Llueve ahora, esta tarde, en silencio en Linares. Y, desde este agrisado terruño de olivares y de viejas minas que mueren sin decirlo, quiero dejar para vosotros mi palabra amiga, con unos bellos versos de Fernando Pessoa:

Llueve en silencio, que esta lluvia es muda,
Y no hace ruido sino con sosiego.
El cielo duerme…

Tan dulce es esta lluvia de escuchar
(no parece de nubes) que parece que no es lluvia,
mas sólo un susurrar
que a sí misma se olvida cuando crece…

Una luz común

Manuel se nos ha acercado con un prisma entre sus manos, en cuyas caras se reflejan aspectos calidoscópicos de una luz común: la que brota de la amistad y de su sensibilísima valoración de cualquier manifestación de lo humano. Y me he acordado e una reflexión de Ortega y Gasset, de “El Espectador”, refiriéndose a uno de los cuentos fantásticos del escritor inglés Hebert Gorge Wells: el de un aficionado a antigüedades que encontró, en una almoneda, un huevo de cristal. Le extrañó ver, entre tantos objetos valiosos, algo tan insignificante, pero decidió comprarlo. Y cuando salió a la calle con el huevo entre las manos, mirándolo al trasluz, notó de pronto, al inclinarse hacia un lado, que dentro del huevo se dibujaban escenas sorprendentes, en las que intervenían seres extraños...Y era que el cuerpo cristalino, al colocarlo en cierta inclinación, recogía los rayos de una lejana estrella, los cuales reflejaban la vida insospechada de un astro remoto...Y reflexionaba Ortega que para que varíe el panorama de la vida de cada persona, no son necesarios grandes acontecimientos, poderosos cataclismos o guerras, ni grandes inventos mágicos. Basta con la lectura. En cualquier libro que caiga entre nuestras manos, se expresa el corazón de un ser humano y se reflejan vidas diferentes, sueños ajenos, ilusiones alcanzada o frustradas, sucesos desconocidos y experiencias insospechables...Y que, según inclinemos el vértice de nuestro corazón, reflejarán en nosotros, como un calidoscopio, como un prisma luminoso de magia y de asombro, el pesimismo o el optimismo de vivir, la grandeza o la mezquindad del corazón humano, la ilusión o el desencanto, la heroicidad o la vulgaridad de las personas, el amor, el desamor... ¿No es también como un calidoscopio digital el blog que Manuel nos sugiere? Ya José María Carrascosa nos ha enviado un reflejo de ilusión desde su propio planeta. Y del palaneta de Antonio Espinosa los haces verticales y horizontales de su luz alumbran otros modos de mirar la vida.

Feliz Iniciativa









Buenos días a todos:

Ha sido una sorpresa agradable comprobar la inciativa de Manuel. Te agradezco esta iniciativa Manuel.

Hoy Granada se ha despertado gris, fría y lluviosa. A las nueve y media estaba dando clase: hablaba de ansiedad y ansiolíticos de la nueva generación. Observaba ansiedad en mis estudiantes y, por un momento, pensé que debía cambiar el discurso porque a esas horas no se debe hablar de cosas tan delicadas. Pronto pude comprobar que no eran mis palabras lo que les inquietaba sino la hermosa nevada que caía. El asfalto del campus reflejaba horintoltalmente la vida que circulaba verticalmente. Pude ver un par de ardillas que corrían (nunca se sabe si huyen a van a algún lugar más interesante para ellas) con la cola alzada y recogida en espiral, velozmente, como si en su desplazamiento les fuese la vida; cruzaron la carretera y se internaron en la Facultad de Teología, como si allí tuviesen el calor que les debería faltar al otro lado. Y pensé, la realidad siempre tiene dos lados y uno se puede posicionar a uno o a otro lado de ella. Recuerdo que, en uno de mis paseos, esos que se hacen para hacer salud, vi una pintada (ahora se llaman de otra forma) que decía "La realidad no es mi fuerte". Esa debería de ser la situación de las dos ardillas que corrían desesperadamente en busca de su otra realidad.
Gracias por abrir este blog que nos permite una comunicación sincera y espontánea.

Estoy leyendo ahora dos libros completamente diferentes: a)Ficciones, una colección de relatos de Borges, y Mil soles espléndidos, de Khaled Hosseini. Uno, el maestro de la ficción basada en la realidad; el otro, un gran relaton de la realidad basada en la ficción. Ambas me están encantando.

Que tengáis un buen día
Antonio Espinosa

viernes, 23 de enero de 2009

Bienvenidos al Blog de imcrea y laeditorial.es

1. La cultura, la escritura, la lectura y su fomento van a ser los pilares principales del blog
2. Los miembros del blog van a tener la libertad de escribir sobre lo que quieran, siempre que se cumplan unas normas que redactaremos entre todos.
3. Habrá un apartado para escribir literatura (poesía y prosa) y otro para opinión.
4. Todas las ideas se valorarán, ya que vamos a intentar trabajar en equipo.

Desde hoy podemos empezar a aportar ideas para el Blog.