Se ha producido un error en este gadget.
La cultura, la escritura, la lectura y su fomento son los pilares del Blog.
Las entradas del Blog son principalmente:
| Presentaciones online de libros | Aportación de poesía y relatos originales | Recomendaciones culturales y de lectura | Opinión y crítica literaria | Programas de fomento de la lectura y la escritura |

Los miembros del Blog tienen libertad en sus opiniones siempre que se ajusten a la temática y cumplan con unas normas básicas de respeto y de ética.
En nuestro Blog se valoran todas las ideas de los miembros y se trabaja en equipo.
Se permiten nuevas incorporaciones mediante la proposición de los integrantes.
| contacto |

lunes, 26 de enero de 2009

Una luz común

Manuel se nos ha acercado con un prisma entre sus manos, en cuyas caras se reflejan aspectos calidoscópicos de una luz común: la que brota de la amistad y de su sensibilísima valoración de cualquier manifestación de lo humano. Y me he acordado e una reflexión de Ortega y Gasset, de “El Espectador”, refiriéndose a uno de los cuentos fantásticos del escritor inglés Hebert Gorge Wells: el de un aficionado a antigüedades que encontró, en una almoneda, un huevo de cristal. Le extrañó ver, entre tantos objetos valiosos, algo tan insignificante, pero decidió comprarlo. Y cuando salió a la calle con el huevo entre las manos, mirándolo al trasluz, notó de pronto, al inclinarse hacia un lado, que dentro del huevo se dibujaban escenas sorprendentes, en las que intervenían seres extraños...Y era que el cuerpo cristalino, al colocarlo en cierta inclinación, recogía los rayos de una lejana estrella, los cuales reflejaban la vida insospechada de un astro remoto...Y reflexionaba Ortega que para que varíe el panorama de la vida de cada persona, no son necesarios grandes acontecimientos, poderosos cataclismos o guerras, ni grandes inventos mágicos. Basta con la lectura. En cualquier libro que caiga entre nuestras manos, se expresa el corazón de un ser humano y se reflejan vidas diferentes, sueños ajenos, ilusiones alcanzada o frustradas, sucesos desconocidos y experiencias insospechables...Y que, según inclinemos el vértice de nuestro corazón, reflejarán en nosotros, como un calidoscopio, como un prisma luminoso de magia y de asombro, el pesimismo o el optimismo de vivir, la grandeza o la mezquindad del corazón humano, la ilusión o el desencanto, la heroicidad o la vulgaridad de las personas, el amor, el desamor... ¿No es también como un calidoscopio digital el blog que Manuel nos sugiere? Ya José María Carrascosa nos ha enviado un reflejo de ilusión desde su propio planeta. Y del palaneta de Antonio Espinosa los haces verticales y horizontales de su luz alumbran otros modos de mirar la vida.

No hay comentarios: