Se ha producido un error en este gadget.
La cultura, la escritura, la lectura y su fomento son los pilares del Blog.
Las entradas del Blog son principalmente:
| Presentaciones online de libros | Aportación de poesía y relatos originales | Recomendaciones culturales y de lectura | Opinión y crítica literaria | Programas de fomento de la lectura y la escritura |

Los miembros del Blog tienen libertad en sus opiniones siempre que se ajusten a la temática y cumplan con unas normas básicas de respeto y de ética.
En nuestro Blog se valoran todas las ideas de los miembros y se trabaja en equipo.
Se permiten nuevas incorporaciones mediante la proposición de los integrantes.
| contacto |

miércoles, 4 de febrero de 2009

Dice el poeta Francisco Brines

Le he dado muchas vueltas a los versos de David Yáñez que ha traído a este blog alguien a quien conozco de nombre de blog, Tino.

El respeto a las palabras
nos ha hecho poetas,
el miedo nos hará hombres.

Sin ánimo de entrar en polémica, que no es mi intención, y reconociendo que la idea es interesante desde el punto de vissta poético, no alcanzo a interpretar ese tercer verso. ¿Es el miedo a las palabras, o el miedo metafísico, o el miedo real lo que nos transforma en hombres?
Tendría que seguir profundizando más en ese verso.

Mientras tanto, os transcribo unos versos de Francisco Brines

Vela el sillón la luna, y en la sala
se ven brillar los astros. Es un hombre
cansado de esperar, que tiene viejo
su torpe corazón, y que a los ojos
no le suben las lágrimas que siente.

El poeta habla de un hombre, y yo añadiría más, un hombre sereno. Posiblemente no sienta miedo pero sí dolor y soledad.

Entended estas líneas más como un comunión mía con Brines a quien se le denominó también el poeta de lla sensualidad porque escribió poemas como éste

En este vaso de ginebra bebo
los tapiados minutos de la noche,
la aridez de la música, y el ácido
deseo de la carne. Sólo existe,
donde el hielo se ausenta, cristalino
licor y miedo a la soledad.
Esta noche no habrá la mercenaria
compañía ni gestos de aparente
calor de un tibio deseo. Lejos
está mi casa hoy, llegaré a ella
en la desierta luz de la madrugada,
desnudaré mi cuerpo, y en las sombras
he de yacer con el estéril tiempo.

Aquí sí hala de miedo.

Buenas noches

1 comentario:

tino dijo...

Querido Antonio.- Somos amigos comunes de Manolo que nos hace converger en en este magnífico Blog. Vivo en Badajoz y aqauí me tienes para halbar y departir opiniones en la serenidad del diálogo. Sigo pensando que el miedo es saludable siempre que no nos acobarde y nos postre, pero el tremore, el temor ( no miedoso) ese nos hace crecernos y seguir a delante. Me gustó tu reflexión. Ya hablaremos en otro momento y yo con más tiempo para ello. Un abrazote. Tino