Se ha producido un error en este gadget.
La cultura, la escritura, la lectura y su fomento son los pilares del Blog.
Las entradas del Blog son principalmente:
| Presentaciones online de libros | Aportación de poesía y relatos originales | Recomendaciones culturales y de lectura | Opinión y crítica literaria | Programas de fomento de la lectura y la escritura |

Los miembros del Blog tienen libertad en sus opiniones siempre que se ajusten a la temática y cumplan con unas normas básicas de respeto y de ética.
En nuestro Blog se valoran todas las ideas de los miembros y se trabaja en equipo.
Se permiten nuevas incorporaciones mediante la proposición de los integrantes.
| contacto |

martes, 10 de febrero de 2009

Condenados



Reza un lustroso cartel que se haya colgado —como si de un condenado se tratase— de alguna pared oculta de la biblioteca de la editorial: "Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad...".

Debo confesar que me apasiona la idea de que unos Derechos sirvan de base a las doctrinas a seguir para todo ser humano. Por eso, este lustroso cartel está acompañado por otros que recuerdan diferentes artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que yacen junto a él, colgados igualmente por su parte superior.

No obstante, cada vez que —por azar o por distracción— me paro a leer alguno de esos carteles descubro en la miseria que vive el ser humano, ese curioso ser al que amparan los escasos 30 artículos promulgados por las Naciones Unidas.

Y es que han pasado más de 60 años desde que se redactaron, y muy poco se ha avanzado en apartados como la cultura, la libertad de expresión o la educación, especialmente en países o zonas —muchas de ellas en nuestro país— en los que no son una prioridad y menos aún un derecho.

Hoy, en un periodo de reflexión, me he parado a leer uno de ellos, quizá el que más me preocupa, se trata del artículo 27. Y este artículo, que promulga la vida cultural como un derecho, yace colgado de una pared oculta —como si de un reo se tratase—, queriendo olvidar que a menos de 2 metros descansan cientos de libros deseosos de ser liberados.

No hay comentarios: